El vino sin alcohol ya es una realidad en Argentina

¡Amantes del buen vino, levanten sus copas y brindemos por una nueva era enológica en nuestro país! Desde el corazón de Mendoza, cuna de los mejores vinos argentinos, nos llega una noticia que está revolucionando el mundo vitivinícola: la aprobación de la producción y comercialización del vino desalcoholizado o vino sin alcohol. ¿Pueden creerlo? ¡Nosotros tampoco!

El Instituto Nacional de Vitivinicultura (INV) ha dado luz verde a esta innovadora práctica enológica a través de la Resolución 5/2024, una decisión que marcará un hito en la industria del vino en Argentina. Y es que, después de un exhaustivo análisis de normativas nacionales e internacionales, se ha reconocido la viabilidad y la importancia de esta nueva modalidad.

Procesos de Desalcoholización

La desalcoholización del vino es ahora una práctica enológica lícita en Argentina. Este proceso implica la reducción controlada del alcohol presente en el vino, lo que se logra mediante diferentes técnicas como la destilación, la evaporación o el uso de membranas separativas. Según la resolución, se autorizan equipos para desalcoholización parcial del vino mediante estas técnicas, fijando el INV la disminución máxima del grado alcohólico y la merma de cada uno.

Normativas y Regulaciones

La resolución establece normativas claras sobre la producción y comercialización de vinos desalcoholizados, siguiendo los estándares internacionales y adaptándose a las demandas del mercado actual. Según la resolución, se considera «Vino Parcialmente Desalcoholizado» aquel que presenta una disminución del contenido alcohólico del vino por desalcoholización superior al veinte por ciento volumen (20% vol.), siempre que su contenido alcohólico volumétrico final sea igual o superior a cero coma cinco por ciento volumen (0,5% vol.). Por otro lado, se considera «Vino Desalcoholizado o Vino Sin Alcohol» aquel que presenta un contenido alcohólico menor a cero coma cinco por ciento volumen (0,5% vol.).

Innovación y Desarrollo

Esta resolución impulsa la innovación en la industria vitivinícola, fomentando el desarrollo de nuevos productos que se adapten a las necesidades y preferencias del mercado, como vinos con menor graduación alcohólica. Además, garantiza la transparencia con el consumidor al establecer un etiquetado adecuado que refleje el contenido alcohólico del producto.

En resumen, estamos ante una verdadera revolución en el mundo del vino. ¿Y saben qué es lo mejor de todo? Que esta revolución la estamos viviendo aquí, en nuestra Argentina querida, tierra de pasión por el vino y la buena mesa.

Así que ya lo saben, amigos, preparen sus copas y abran sus paladares porque el futuro del vino está aquí, y promete ser deliciosamente sorprendente.

¡Salud por el vino argentino, ahora también sin alcohol! 🍷


Ref: Boletín Oficial – Resolucion 5/2025

Nos interesa leer tu opinión