Hey Malbec!

Me acuerdo un día hablando con el dueño de una vinoteca del microcentro, con mucho público extranjero, me decía «acá la gente entra y compra el vino porque le gusta la etiqueta».  Debo confesar que antes de involucrarme en el mundo del culto a Baco, yo era exactamente igual. Compraba el vino por referencia familiar (los clásicos que veía tomar a mis viejos en casa o restaurantes) o bien porque me gustaba el diseño alguna etiqueta y sin tener idea de lo que había adentro.
Por suerte, con el correr de los años pude cruzar esa línea y el marketing del envase, la imagen y el diseño pasó a un segundísimo plano.
El cuento viene a que hoy quiero contarles de un vino que, si nos basamos en la etiqueta, genera amores y odios. 
Cuando lo vi por primera vez, dije: este vino, si fuera por la etiqueta no lo compro. Un color celeste tirando a la gama de los verdes con un super héroe sentado en un sillón con el índice levantado como pidiendo al mozo Hey Malbec! y una copa de vino que viene en una bandeja voladora como si se tratara de un ovni. Pero como ya les dije, dejé los prejuicios de lado, entré a la vinoteca y me lo llevé.
Al descorcharlo me encontré con un vino joven, audaz y por sobre todas las cosas, hecho en serio. Con todos los detalles cuidados como su color rojo de gran profundidad y un brillo impecable. Con una nariz que respeta la tipicidad del varietal mostrando fruta roja, flores y notas de pimienta. Pero lo grandioso de este vino, sin duda, está en boca, ya que entra suave, con una gran acidez que se equilibra perfectamente con sus 14.5% de alcohol, con un medio de boca algo inquieto con taninos terminando de redondearse y un final largo con un retro especiado.
Elaborado por Matías Riccitelli, enólogo de Fabré Montmayou e hijo del prestigiosísimo Jorge Riccitelli (enólogo en jefe de Norton), como parte de su emprendimiento propio, Matias Riccitelli Wines, con uvas de Luján de Cuyo y un paso por barrica de apenas el 30% del vino por 12 meses. El Resultado es un vino rico y muy bebible que puede maridar con gran variedad de comidas. No hay uno al que le haya hecho probar este vino que no le haya gustado. Buen síntoma, ¿no? 
Su precio sugerido es de $160.- y es una buena inversión.
Hay que destacar que fue el más elegido (sobre 30 muestras a ciegas) por los participantes del Desafío Federal 2015 en la franja de vinos de $88.- a $180.- 

Esteban Bruno

Soy Lic. en Sistemas metido en el mundo del vino desde febrero de 2010. Me capacité en C.A.V.E. y junto a Maximiliano García hacemos El Vino del Mes. En el blog me encargo del diseño, edición, redacción y creación de contenidos. Llevo adelante las redes sociales de @elvinodelmes. Soy ilusionista y creador de #MagiayVino (@magiayvino). Toco la guitarra. Soy miembro fundador de Argentina Wine Bloggers y realizo las gráficas y algunas tareas de Community Manager.

También te puede interesar

12 comentarios sobre «Hey Malbec!»

  1. A mí me gusta el Hey Malbec!, hay quienes lo odian por su etiqueta o contenido. Es un vino que va a gustar a un público muy amplio por su toque dulce, su volumen, etc.
    Ya lo dije antes, y lo repito, me gusta mucho el nuevo estilo del sitio.

    Abrazo

  2. ESTIMADOS:
    No me gusta ese vino… Ni por la etiqueta, ni por el contenido, ni por el precio !!
    Sin embargo, no hay dudas que será del gusto popular por esa golosidad marcada.

    Yo creo que esta bodega recién tiene cosas bastante interesantes en su linea "Selection Vineyards", aunque a mi entender todas las etiquetas está bastante sobre-valuadas !!

    De todas maneras, cada consumidor tiene la última palabra, pues es quién abre la billetera en la vinoteca…

    Saludos cordiales. ROBERTO

    1. Roberto, gracias por comentar! Es verdad lo de la golosidad y creo que lo de sobrevaluado lo empiezo a ver en las gamas mas altas. Comparando RPC de éste con la manzana, éste tiene mucha mejor RPC que el otro.
      Un abrazo

  3. Esteban, los vinos de Riccitelli (el de la manzanita y el Selection) que he probado me gustaron mucho mucho… y justamente porque no me parecieron "dulces" ni empalagosos… hará dos años que los probé.

    Por lo que leo, tengo la sensación de que esa golocidad que describen, y que gusta a un público bastante grande" a mí no me va a gustar nada… Y sí, coincido con Roberto en que el precio en general está algo alto. Igualmente, hoy por hoy, los vinos en Argentina (salvo excepciones) están todos muy caros!

    Abrazo grande y salutes desde Galicia!

Nos interesa leer tu opinión

A %d blogueros les gusta esto: